sábado, 22 de junio de 2019

(a jose, que se fue sin decirnos)

con los ojos abiertos (contra la pared)
el amigo maldice
escupe, se queja
arrastra en su delirio la sábana
vuelca el orinal
sumerge la toalla en el hilo
dorado de la orina,
muerde con sus dientes
cariados
la cama de metal
los dedos del cirujano que hurga
impaciente
en los bordes violáceos
del hueco en la muñeca.
con los ojos desorbitados
por el dolor
el alcohol
los calmantes
los años de miseria y poesía,
el amigo reniega
blasfema
se rasca la cabeza y corre
horrorizándonos (sería mucho mejor despavoriéndonos)
con el trocar del suero al viento
como una cometa.
lo vemos, aburridos
hartos de la telenovela
contando los minutos
listos para regresar a la ciudad,
la cena,
la ducha caliente
y los orgasmos.
con los ojos repletos
de tristeza
nos ve partir
abandonarlo
suspirar aliviados
ser felices.
quién iba a saber
que en unas horas
habría de estar muerto.

miércoles, 9 de enero de 2019

LLUEVE


Llueve. Nunca hay mejor momento para dejar salir la costra oscura que nos apelmaza el corazón. Y que el agua corra con todo... las venas y arterias también. Apenas tres gotas y es el tiempo perfecto para lidiar con las capas de mugre que se apilan taimadas sobre las tiernas paredes del corazón. Pero abrimos esa puerta y de golpe el espejo es menos puro de lo esperado, de golpe lo que debía ser ancho caudal es apenas riacho turbio. No queda otra,  habrá que dejar que el loto florezca justo en medio del barro. Tampoco es que alguna vez fuese a llover tanto.... 


martes, 1 de enero de 2019

haiku

el año que empieza

la misma ilusión 

que el año que termina

haiku

la vieja pared
sabe cómo abrigar
las flores nuevas



GASSHÕ 🙇😸🐱🐾

domingo, 25 de febrero de 2018

Últimas noticias (Para Elpidio, al final)

No sabíamos cómo
mirarnos sin mirarnos
a los ojos,
no sabíamos vislumbrar otro segundo
más allá de los sueros
las pastillas, el desvelo.

Temerosos, dóciles, frágiles casi
buscábamos un sitio donde posar
la vista,
donde acordarnos de otra cosa
otras palabras
otros gestos.
Pero el cielo había parado de girar
y bajo las constelaciones
había ojos en las manos,
en los tobillos,
a la espalda,
en las huellas con que los pies descalzos
surcan
como patos salvajes,
el piso recién baldeado
de la cocina.

No sabíamos más que morirnos
también
al ritmo insoportable de sus
respiraciones.
Gyate, gyate, hara gyatei
hara so gyate
bo hi so wa ka 🙏 🐾
😽😀😻😼

domingo, 18 de febrero de 2018

Tanta algarabía por no pasar desapercibidos y al final La única huella que dejamos es un rastro de fango que desaparece con la primera lluvia. Nada perdura en la forma, la esencia es sin límite.
Gyate, gyate, hara gyatei
hara so gyate
bo hi so wa ka 🙏 🐾
😽😀😻😼

jueves, 25 de enero de 2018

(Para Elpidio)

The incredibly loud
sound of despair
and death